Blackjack

Game over

Sin lugar a dudas, el Blackjack es uno de los juegos de casino más populares en todo el mundo. De origen francés, esta práctica también es conocida como Veintiuno, justamente porque para ganarlo es necesario superar la mano del croupier (también llamado tallador) sin superar los veintiún puntos.

En esta ocasión en particular, describiremos las características principales de este auténtico clásico y cómo se juega. También mencionaremos una estrategia sumamente útil para tener éxito y ganar casi todas las manos.

En líneas generales, después de realizar la apuesta y recibir dos cartas iniciales, es posible escoger entre distintas alternativas. Se puede pedir una nueva carta, plantarse o doblar.

Si seleccionas la última opción, te entregarán una única carta adicional y tu apuesta se duplicará. Además de todo esto, si las dos cartas que recibiste al comienzo tienen el mismo valor, puedes separarlas y jugarlas en dos manos distintas.

La mesa características del Blackjack tiene forma semicircular. En la zona de la circunferencia se pueden disponer hasta siete jugadores, sin dejar de mencionar que frente a ellos se sitúa el crupier o tallador. Cada participante juega sólo contra la banca, por lo que prácticamente no hay competencia entre ellos.

Tal como mencionamos anteriormente, el propósito del juego es sumar veintiún puntos o al menos sumar un valor más alto que el del crupier sin pasarse de la cantidad en cuestión. Asimismo, no podemos dejar de lado que en el Blackjack las cartas del 2 al 10 valen su valor, mientras que el AS vale 1 u 11 (todo depende de la conveniencia del jugador).

Un jugador hace lo que se denomina justamente “Blackjack” cuando sus dos cartas iniciales suman veintiuno. Se trata de la jugada máxima de este pasatiempo, a la cual no se puede llegar con más de dos cartas (a pesar de que sumen veintiuno). Sólo se puede obtener con un AS y una carta con valor 10.

Es importante tener en cuenta que en el Blackjack las decisiones que toman los jugadores durante toda la partida serán determinantes al final. Cabe señalar que existen múltiples estrategias relacionadas con este clásico, las cuales permiten reducir la ventaja del casino, incrementar las posibilidades de ganar y que el juego se vuelva realmente interesante.

El truco básico, que cualquier jugador con algo de experiencia en el Blackjack conoce bien, consiste emplear el método apropiado (pedir, doblar o dividir el juego) para cada mano.

Es recomendable considerar que en esta práctica no hay lugar para la intuición o las cábalas, sino que todo tiene que ser pensado matemáticamente y con frialdad. Otro consejo relacionado con el tema tiene que ver con la consistencia, el pilar básico para un verdadero ganador en el casino.